Biomagnetismo

Biomagnetismo

El biomagnetismo estudia el efecto de los campos magnéticos sobre los seres vivos, sobre nuestra salud. De acuerdo con el Dr. Payne, estudioso del magnetismo biológico, entre los efectos de los campos magnéticos se encuentra el aumento del flujo sanguíneo, mejorando el aporte de oxigeno, la mayor migración de calcio a los huesos, incremento en la producción de hormonas y más velocidad de recuperación y mantenimiento de la salud. Según el polo del imán tenemos distintas aplicaciones: el polo norte (-) detiene las infecciones, ayuda a cicatrizar las heridas y favorece la desaparición de lesiones sin dejar secuelas. El polo sur (+) proporciona energía y vigor a los seres, incrementando la producción de proteínas.

En la antigua Grecia, Aristóteles fue la primera persona que habló de las propiedades terapéuticas de un imán natural. Aunque otras muchas civilizaciones antiguas incluyendo Hebreos, Árabes, Indios, Egipcios y Chinos, utilizaban imanes para la curación de enfermedades.

Vea también:

Texto informativo